El titular de la Federación, Guido Weber, reclamó formar parte del Presupuesto de mil millones que manejará Emsa para el próximo año. "Compensan a esta empresa, pero no a nosotros", se lamentó.

 

Presupuesto cooperativas

El paso del presidente de Electricidad de Misiones SA (Emsa), Sergio “Piti” Ferreyra, por la comisión de Presupuesto de la Legislatura no pasó desapercibido para los diputados provinciales, quienes aprovecharon la ocasión para indagar con respecto a las finanzas de la empresa. 

 
A ninguno de los presentes extrañó la confirmación de un balance negativo de unos 500 millones de pesos del 2015, pero “sí indignó a la mayoría de nosotros”, dijo un diputado a la salida de la exposición, quien además se quejó que “nuca da los números reales de gastos de Emsa”.  
 
La exposición de “Piti” tampoco pasó inadvertida para el titular de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Misiones Limitada (Fecem), Guido Weber, quien en una entrevista con PRIMERA EDICIÓN reveló que se encuentran negociando con el Gobierno una compensación por los costos elevados que deben pagar por la distribución de la energía eléctrica. 
 
El titular de la Fecem además solicitó que “las cooperativas deberían formar parte del Presupuesto de Emsa, porque cuando a esta empresa les fijan mayores costos el Estado se hace cargo, pero cuando las diferencias de valores son aplicadas a las cooperativas nadie los hace”. “Y esta situación nos parece muy injusta y en mi caso ya se lo hice saber a muchísimos funcionarios”, sentenció. 
 
“Nosotros brindamos un servicio, pero más allá de nuestra forma jurídica también somos parte del Estado, aunque el servicio que damos sea por nuestra cuenta. Pero, lastimosamente las políticas con respecto a estas situaciones son fijadas por los Gobiernos y no tenemos injerencia desde las cooperativas”. 
 
Tarifas acordes a la realidad
El presidente de la Federación siguió repitiendo que “nosotros debemos formar parte de ese presupuesto de mil millones de pesos. No obstante, estamos buscando un fondo que compense esta situación, porque de alguna manera esos mayores costos que se aplican a las cooperativas deben ser atendidos”. 
 
“Nosotros no estamos para pedir tarifas, ya sea el cuadro o aumentos, solamente estamos buscando que los costos cierren para poder brindar un excelente servicio. No queremos ganancias más allá de aquellas que nos ayuden a mantener a las cooperativas”, aseguró Weber, quien además manifestó que la situación “es crítica” y no ve soluciones inmediatas. 
 
“Tenemos un gran déficit por lo que no podemos hacer grandes erogaciones en las demandas de los usuarios, entendemos que va a bajar el consumo en el verano porque la gente no va a ocupar como antes. A las cooperativas les cuesta muchísimo mantener un muy buen servicio. En la provincia no hubo un aumento tarifario real desde del 2013, y tanto en el siguiente año como en el 2015 hubo incrementos de salarios y costos, y encima el Gobierno nunca entregó un crédito para las cooperativas”, precisó.
 
Weber detalló la situación de este año, con las nuevas tarifas y demás cuestiones. ¿Qué pasó en el 2016?, se preguntó y respondió:?“Es fácil hubo un cambio de políticas y a partir de febrero con la resolución del nuevo Gobierno se fijó un nuevo precio en el mercado mayorista. Pero ese aumento de precio no fue tan diferente al que ya venía pagando la empresa. Sí pasó que la Nación quitó los subsidios, entonces el valor aproximadamente de 70-75 pesos el megavatio pasó a ser de 320. En este caso, lo que se debe explicar es que la Nación quitó los subsidios y eso no fue tenido en cuenta por Emsa, ya que ahora los costos de la facturación de Camesa se deben pagar completos y fueron trasladados a los usuarios”. 
 
“La situación es bastante compleja en comparación a los años anteriores, ya que no hubo ninguna mejora. Por el momento, se está tratando de resolver la cuestión tarifaria a nivel nacional, pero no se habla en las provincias, se debe debatir sobre el tema de la distribución, ya que también tendríamos que buscar alternativas por los costos que se vienen arrastrando desde hace varios años atrás”, expresó.  
 
Weber comentó que  están en permanente gestión con el Gobierno provincial, “pero nosotros no  vamos a discutir el precio porque ya está fijado el valor mayorista más un 10-12 por ciento que lo aplica Emsa por transportar. Pero lo que más preocupa es que esa diferencia que nos queda entre la compra y la venta sigue siendo insuficiente para las cooperativas, su buen y normal funcionamiento”. 
 
“El Gobierno de alguna forma tiene que hacerse cargo de los incrementos, porque se puede pensar en una política de subsidiar sus servicios, que no digo que sea buena ni mala, pero cuando se define un valor que no es suficiente sólo complica a las cooperativas”, finalizó. 
 
"Piti" culpó a las cooperativas
En la Legislatura, el presidente de Emsa culpó a las cooperativas por el desfasaje económico en la empresa, ya que éstas mantienen una deuda con la prestataria. 
 
La declaración de Ferreyra no fue rechazada por el titular de la Fecem, quien incluso aclaró que es “algo normal”, en la época del año que se transita.  
Ferreyra explicó ante los diputados que Emsa “tiene nueve áreas concesionadas a las cooperativas, lamentablemente no podemos decir que todas han cumplido en tiempo y forma con los pagos que tenían que realizar a la empresa por la distribución que hizo Emsa a cada una de las cooperativas. Entonces el Estado provincial a través de decretos. Pueden ver que nosotros facturamos 31 millones de pesos, que nos quedan 30 y en lo que va del año desde febrero a julio, teníamos un incumplimiento del 50% aproximadamente”.
 
Para el titular de la prestataria, “esto nos pone en una situación de muchos problemas para poder cumplir con la empresa Camesa y con el buen funcionamiento de Emsa”, indicó el polémico funcionario.
 
Weber respondió al respecto que “el valor que se paga a Emsa se fue muy arriba en los valores, si comparamos a lo que se pagaba antes. Si miramos las proporciones o porcentajes, podemos decir que no se modificaron mucho, pero la realidad indica que es un monto muy importante, ya que justamente ese es el agravante que tenemos ahora”. 
 
“Al aumentar los valores de la distribución con respecto al costo en la compra de energía mayorista y lo que cobramos a los usuarios, la factura de Emsa se hace muy difícil de pagar. Por eso que las cooperativas priorizan otros pagos para mantener el servicio”, concluyó.  
 
Fuente: Primera Edición